Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más información

Mis Libros

Suscríbete para descargar gratuitamente el libro

Introduce tus datos y dale a enviar, se abrirá un mensaje informativo sobre tu suscripción en una página nueva, al volver a esta página tendrás el enlace a tu libro esperándote.

Acepto la Política de Privacidad

¿Quieres recibir mis artículos para mejorar tu negocio?

Transformación Digital, una historia real imposible

Publicado el 18 de julio de 2017 por Juan Merodio

¿Cuándo ha sido la última reunión que has tenido que has dicho, esto no va a salir bien? Hoy te quiero contar lo que me ha pasado en una reunión hace tan solo unos días con una empresa que me llamó para ayudarles en la transformación digital.

La pasada semana me encontraba en Madrid, y una empresa me contactó porque quería que le ayudase a definir la estrategia e implementar un proyecto de transformación digital de su compañía. Al llegar me encontré una empresa familiar de unos 5 trabajadores, donde el director era una persona de unos 50-55 años. La edad la dejo únicamente como dato, ya que no tiene nada que ver con la digitalización, ya que depende de la mentalidad de la persona, no de la edad.

Comenzamos la reunión donde estaba el director/dueño de la empresa, y otro chico más joven. La reunión comenzó contándome que habían tenido 2 proveedores en los últimos 5 meses pero que no les habían gustado, esto fue lo primero que me llamó la atención, son cosas que pasan pero la manera de decirlo me dejó algo inquieto. Hasta aquí todo dentro de una línea normal, pero de repente me da un documento donde explica lo que persiguen, sus objetivos y destaca que todo lo que se va a hacer es lo que él diga, y reprochaba que la anterior empresa no aceptada sus órdenes y destacaba qué es el jefe.

A pesar de que era una persona que solo hablaba él y le costaba dejar hablar a los demás, no pude evitar interrumpirle para decirle que si quería realmente comenzar un proyecto de transformación digital, una base es cambiar la mentalidad de la empresa, hacerla más colaborativa e integrar el pensamiento y la ideas de otras personas también como válidas, pero él no estaba de acuerdo, alegaba que la empresa era suya, la conoce él y se haría lo que él diría, que esto era así.

Yo insistía en hacerle ver que si nos contrataba era porque confiaba en nuestra experiencia y en que somos los adecuados para ayudarle, pero el decía que mi trabajo era convencerle de lo que le decía, era lo que tenía que hacer,mmmmmm, le volví a decir que mi trabajo no es convencer a nadie, no es nuestro estilo, lo que queremos es trabajar con empresas que confían en nosotros y si lo hacen sabrán que lo que les decimos de hacer es lo mejor para ellos, ya que nuestro objetivo es el suyo.

La reunión siguió durante algo más de una hora con mas frases de este señor en la misma línea dictatorial, donde seguía prácticamente sin dejarme hablar ni a la otra persona de la empresa que estaba, y mi postura llegó un punto que la tenía clara, no era un cliente para nosotros, no le podíamos ayudar, porque realmente, alguien que piensa así ¿crees que va a poder transformarse digitalmente? NO, ya que añadido a este particular ADN empresarial que tenían, tenía implementada una tecnología de BBDD muy antigua en su empresa, y se negaba totalmente a cambiarla, a mejorar, decía que él desde hace muchos años lo había hecho así y que iba a seguir igual: ¿Transformación digital?

Al salir de la reunión llamé a mi socio en la agencia Marketing Surfers, Jaime Chicheri, le conté la situación y se le hacía familiar el nombre de la empresa, y ¿sabeis qué? revisó y vio que hace justo un año esta persona le contactó y se reunión con él con el mismo objetivo, y él recordó que le sucedió lo mismo, es decir, un año después esta empresa se encontraba en el mismo sitio.

Quería compartir esta reflexión con vosotros simplemente como una experiencia personal, no es ni mucho menos una crítica a esta persona, cada uno lleva su empresa como considera, pero si me hizo pensar mucho de que todavía existen muchas empresas que siguen funcionando como hace 50 años, y basan su esencia en la figura de una persona que instaura en las empresas un clima poco productivo, de miedo, de dominación… que conlleva en los días que vivimos, la anunciada muerte lenta y dolorosa de muchas empresas.

¿Crees que este tipo de empresa con estas mentalidades sobrevivirán en los próximos 10 años? Personalmente tengo serias dudas.

Compártelo en tus redes sociales

Un Comentario para Transformación Digital, una historia real imposible

  1. Hola Juan.
    Valiosa reflexión la que planteas en ese caso. Hace unos días publique un caso similar en mi blog citando una experiencia similar con una empresa donde también se presentan obstáculos como en tu historia. La creencia acerca de que las aplicaciones y las herramientas son la base de la transformación digital, así como las prácticas tradicionales y la resistencia al cambio son la constante.
    Un gran saludo.

Deja un comentario