Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más información

Mis Libros

Suscríbete para descargar gratuitamente el libro

Introduce tus datos y dale a enviar, se abrirá un mensaje informativo sobre tu suscripción en una página nueva, al volver a esta página tendrás el enlace a tu libro esperándote.

Acepto la Política de Privacidad

¿Quieres recibir mis artículos para mejorar tu negocio?

Diferentes formas de emprender

Publicado el 18 de diciembre de 2018 por Juan Merodio

No hay duda de que la palabra emprendimiento está de moda. Desde hace unos años, a raíz de la crisis financiera, sumado al cambio de perspectiva de los llamados “millenials” y la necesidad de reinventarse, se ha producido un incremento de los autónomos en nuestro país. Aunque todo se resume bajo el término “autónomo” y esa es en muchos casos la forma en la que se abona a la seguridad social, hay diferentes formas en las que se puede emprender y de las que te voy a hablar a continuación como freelances, montar una pyme o startup.

Según los datos obtenidos del RETA, más de 73.000 personas se dieron de alta en el primer semestre del 2018, lo que suma en España más de 3 millones de personas autónomas en nuestro país. Y es que, a pesar de que montar tu propio negocio no es fácil y hay muchos inconvenientes y barreras que superar, tiene muchas ventajas como la autonomía y la satisfacción personal.

A pesar de esta introducción un poco generalista, hoy os quiero hablar de las diferentes formas de emprender que podemos elegir cuando nos tiramos al río y vamos a cumplir nuestros sueños. En función de lo que estemos buscando, será más fácil hacerlo de una forma u otra. Conozcamos las  diferentes formas de emprender.

  1. Freelances: en muchas ocasiones la palabra freelance y autónomo se confunde. De por sí, un freelance es un autónomo, pero no todos los autónomos son freelances. Si te dedicas o quieres en emprender en áreas como programador, diseñador gráfico, redactor, fotógrafo o community manager entre otros,  convertirte en freelances puede ser una buena opción. Tendrás que trabajar tu marca personal, crear una buena plataforma o web de servicios y empezar a conseguir tus primeros clientes. Esta forma de trabajo te ofrece autonomía, en muchas ocasiones puedes desarrollar el trabajo desde casa y ayuda a conciliar tu vida personal y profesional. A pesar de que  se relaciona a los freelances con trabajar desde casa, en pijama y a deshora, hoy en día muchos apuestan por trabajar en un coworking o espacio compartido, lo que les permite relacionarse con otros freelances o pequeñas empresas, llevar unos horarios más establecidos y salir de casa.
  2. Startups: si tienes una idea innovadora, escalable y orientada 100% al cliente, montar una startup es sin duda tu plan ideal. Al contrario que los freelances, con una startup necesitarás un equipo amplio desde programadores, desarrolladores de negocio, comerciales, financieros… que te ayuden a montar las bases de un buen proyecto. Las startups suelen destacar por una estructura horizontal, que huye del concepto de empresa piramidal que solemos conocer y que reinaba hasta hace unos años. Además, hoy en día son muchas las empresas que se están sumando a la creación de “aceleradoras de startups” que no son otra cosa que empresas afincadas que invierten en nuevas empresas o ideas que consideran pueden tener éxito en el mercado.
  3. Pyme: una pyme es una pequeña o mediana empresa definida como tal por el número de trabajadores que forman parte de la plantilla y el volumen de facturación que tiene de forma anual. Al contrario que los freelances, estos disponen de una plantilla y un lugar físico de trabajo como por ejemplo una tienda. No tienen y no suelen contar con una estructura horizontal como las startups pero al tratarse de empresas pequeñas podemos pensar que el trato sí es más cercano con los trabajadores.
  4. Otras formas de emprender: aunque ya hemos hablado de las aceleradoras de startups, cabe destacar que si tu deseo es emprender pero no tienes una idea concreta, aunque si cuentas con habilidades y las ganas y tiempo para invertir en un proyecto, puedes participar en sus programas de incubación. Estos programas, como el de Denium Startup en el que participé como “juez”, incorporan personas con diferentes habilidades a un equipo al que se le brinda una idea de startup predefinida y durante un fin de semana tiene que hacer una propuesta de negocio, invirtiendo la aceleradora posteriormente en varios de ellos. Eso sí, para ello necesitas invertir tiempo durante meses para sacar el proyecto adelante, y este no será remunerado, por lo que es una opción que no muchas personas se pueden plantear aunque sin duda es muy atractiva.

Como veis, son muchas las formas en las que se puede emprender, todo en base a nuestra profesión, nuestras expectativas y nuestra idea de negocio. ¿Cuál es la forma que habéis elegido vosotros para emprender? ¿Cómo lleváis ser freelances y trabajar desde casa o desde un coworking? ¿Créeis que una pyme puede tener una estructura horizontal? Contádmelo en los comentarios. Además te invito a ver mi canal de Youtube, donde hablo sobre lo que hace un emprendedor a diario. ¡Te espero!

Esta entrada fue publicada en Negocios Online y etiquetada como , , , por
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario