Consigue ahora una Auditoría Digital Gratuita de tu Negocio

¡Mejora los resultados de tu negocio!

En 3 minutos recibirás en tu email COMPLETAMENTE GRATIS todo lo que necesitas para aumentar las ventas de tu empresa.

Mejora los resultados de tu negocio

Cómo entrenar tu cerebro para tomar mejores decisiones de negocio


17 de junio | Por Juan Merodio

La toma de decisiones es algo que quienes dirigen un negocio llevan a la práctica a diario. Desde una nueva contratación, una nueva estrategia, compra de material, inversiones, planes de acción, nuevos productos…

Todas estas decisiones tienen consecuencias directas en cualquier empresa o negocio. Que serán positivas o negativas, según el grado de consciencia con el que se haya tomado.

El rumbo de un negocio lo marca el proceso de toma de decisiones.

Si se toman decisiones de forma acertada, se traducirán en mayores niveles de productividad, rendimiento, ventas, visibilidad, satisfacción… Pero, en el caso contrario, podrían suponer incluso el cierre.

Lejos del negocio, nuestro día a día también está repleto de decisiones que tomar. A veces, están tan incorporadas a nuestra rutina que no somos conscientes de ellas.

Desde que te levantas y eliges la ropa que te vas a poner, hasta que antes de irte a dormir escoges entre una película o un buen libro. Todo esto agota al cerebro y, conforme va pasando el día, la calidad en la toma de decisiones va disminuyendo.

Esto se debe a que el cerebro se resiente, pues también demanda descanso, y cada vez invierte un menor esfuerzo en valorar todas las opciones disponibles.

Sin embargo, hay estudios que demuestran que trabajar tu cerebro supone una mejora en la toma de decisiones. Y hoy hablaremos de ello.

Por ello, en este post te invito a ejercitar tu mente. Así que, ya sabes, ¡entrena tu cerebro!

Entrena tu cerebro: 7 Técnicas probadas

Como decíamos, hay una solución que te va a ayudar a tomar decisiones más eficaces y acertadas en tu día a día, tanto a nivel personal, como profesional.

Esto te servirá para vivir mejor y asegurar el rumbo de tu empresa, es cierto… pero, ¿cómo entrenar tu cerebro?

A continuación, te mostraré 7 técnicas que, una vez puestas en práctica, aliviarán tu fatiga mental y, aunque hayas tenido 10 reuniones en un día, al terminar tendrás la capacidad de seguir tomando buenas decisiones sin caer en agotamiento mental y actuación por impulsos que puedan afectar a tu negocio.

infografía entrena tu cerebro

Elige lo que sea “suficientemente bueno”

Entrena tu cerebro para ser feliz. Y empieza por elegir elegir las opciones que sean lo suficientemente buenas como para quedar satisfecho.

Muchas veces, la gran cantidad de alternativas a escoger, nos lleva a invertir más tiempo en ese proceso y a agotar nuestro cerebro. Eso nos hace más infelices.

Por eso, la primera técnica propone que, para aspectos cotidianos de consecuencias irrelevantes, te conformes con lo suficientemente bueno y no gastes demasiado tiempo en la decisión. Así, tendrás más energía para aplicar en las grandes decisiones que requiere tu negocio.

Busca velocidad

En las empresas hay veces que los procesos de decisiones se alargan por un tiempo excesivo. Normalmente por motivos como la envergadura del tema a tratar, porque no se tiene toda la información al completo, o porque hay que consultar a demasiada gente.

Esto acaba afectando a la calidad de la decisión final. Por lo que apostar por un proceso rápido basándote en la única información que hay disponible, puede ser una mejor solución que dilatar la espera.

Sopesa todas tus opciones

Cuando estamos ante dos opciones, lo ideal es valorar el potencial de ambas. Porque lo habitual es que la repercusión que vayan a tener en la empresa no sea la misma.

Entrena tu cerebro analizando las alternativas, más allá de lo superficial. Si eres capaz de ahondar en la parte menos visible, la elección final será más acertada.

Piensa en corto plazo

El perfeccionismo es el peor enemigo de la toma de decisiones. Y en el ámbito de los negocios, este enfrentamiento es aún mayor.

Partiendo de la base de que la perfección no existe, a lo único que nos lleva este tipo de actitud es hacia la procrastinación. Es más importante pasar a la acción que no hacer nada.

Así, por ejemplo, cuando una empresa está sumida en el lanzamiento de un nuevo producto, lo ideal sería hacerlo con la mínima versión viable.

Con el tiempo, se podrá mejorar y añadir detalles para optimizar su calidad y funcionamiento (pero en ningún caso la perfección puede ser un obstáculo).

Consulta con gente en la que confías

Delegar en personas de confianza, y apoyarte de herramientas de gestión de trabajo, es vital para un negocio. De otra forma no podría crecer. ¿Te imaginas a un empresario encargándose de todas las responsabilidades que implica sacar adelante una compañía? Sería inviable.

Delegar alivia la carga mental a la hora de tomar decisiones y aporta nuevos puntos de vista que, en la mayoría de ocasiones, suman valor a la elección final.

Existen juegos para entrenar tu cerebro que se podrían poner en práctica en equipos de trabajo para fortalecer este aspecto. Es una idea que ya están implementando algunas empresas.

Ponlo en papel

Escribir lo que estás pensando y sopesando te da claridad y seguridad, sea lo que sea. Cuando lo haces, tienes la garantía de que no te olvidas nada y de que estás valorando todos los aspectos relevantes que necesitas para tomar una decisión eficaz.

Imagina el peor escenario posible

Visualizar las peores consecuencias que podría tener una decisión, sirve para mejorar la calidad de las mismas. Se trata de un ejercicio para entrenar tu cerebro, que te ayuda a detectar posibles impactos que antes no habías considerado, y que tienen un peso importante en tu elección.

Así muchas empresas, antes de entrar a un nuevo mercado, se plantean qué es lo peor que podría pasar si no sale bien. Y eso les permite tomar una mejor decisión.

Otros ejercicios para entrenar tu cerebro

Estas no son las únicas técnicas que puedes implementar si decides entrenar a tu cerebro. De hecho, hay muchas formas de hacerlo.

No las podemos ver todas aquí,  pero antes de acabar, me gustaría añadir algunas más.

  • Implementa rutinas para tomar menos decisiones. Hazlo con tareas poco o nada relevantes como elegir la ropa de cada día, desayuno, trayecto para ir a trabajar…
  • Huye del caos. El estrés diario afecta a tu cerebro y eso se refleja en la toma de decisiones. Desconecta y lo verás todo con más claridad.
  • Fija plazos. Tanto si depende de ti, como si depende de un tercero, establece un plazo máximo para dar una respuesta. Esto acelerará el proceso.
  • Aliméntate de forma saludable. Hay alimentos que te ayudan a reponer la energía que gastas durante el día. Esa energía te ayuda a tomar mejores decisiones.
  • Haz ejercicio. Con el deporte ocurre lo mismo. Mantenerte activo y en forma te ayuda a recuperar tus niveles de energía diarios y eso se traduce en mayor productividad y rendimiento.

La toma de decisiones es un proceso que no se puede evitar (y más si tienes un negocio). Pero si quieres aliviar tu fatiga mental, y ser más eficaz en tus elecciones, entrena tu cerebro implementando técnicas y hábitos como los que hemos visto en este post.

Compartir >>