Consigue ahora una Auditoría Digital Gratuita de tu Negocio

¡Mejora los resultados de tu negocio!

En 3 minutos recibirás en tu email COMPLETAMENTE GRATIS todo lo que necesitas para aumentar las ventas de tu empresa.

Mejora los resultados de tu negocio

Conoce el desarrollo empresarial de tu entorno


21 de noviembre | Por Juan Merodio

Tal y como indica Wikipedia el desarrollo empresarial, también conocido como desarrollo de negocios o desarrollo de negocio,  es en las ciencias empresariales es la gestión multidisciplinar para la definición de productos y servicios, encaminada a reforzar su comercialización. Esta definición más bien académica se centra por tanto en el crecimiento orgánico de la empresa, mejorando los servicios y productos en mercados existentes. Este término que describe el crecimiento de una empresa, podemos relacionarlo directamente con la necesidad de transformación digital de las empresas hoy en día. En un mercado cambiante, donde todos los sectores están viviendo nuevas épocas que les obliga a reinventarse en muchos casos, la transformación digital puede ser la clave para continuar con un desarrollo empresarial óptimo.

Si nos remontamos a hace 15 o 20 años todo negocio era (o parecía) mucho más estable. A día de hoy, el consumidor cambia debido principalmente a la tecnología. Tenemos un cliente más informado. Los usuarios han tomado gran parte del control indirecto de las compañías, que aunque muchas sigan sin verlo, están en manos de ellos en mayor o menor porcentaje que años atrás.

Muchas de las empresas actuales siguen funcionando no por que estén haciendo bien las cosas y los clientes estén contentos, si no por la propia inercia empresarial que acumulan de años de posicionamiento. Pero, si estas empresas no toman acciones con una relativa rapidez irán perdiendo dicho posicionamiento, llegando en algunos caso a que la propia empresa desaparezca, por grande o potente que sea. Si esta afirmación te parece muy drástica me gustaría que pensaras en lo que sucedió con la compañía Blockbuster. Esta compañía con más de un 50% de cuota de mercado mundial, acabo desapareciendo en no más de cinco años por no saber adaptarse y optar por el desarrollo empresarial claro de su mercado y de los hábitos de consumo de sus clientes. Lo mismos sucedió también con la multinacional Toys R Us, que se declaró en quiebra hace un par de años.

El mundo digital forma parte de la necesidad de desarrollo empresarial de las empresas de hoy en día.

El mundo digital no son redes sociales, estas son solo una pequeña parte de todo ello, pero sin lugar ha dudas, estas han democratizado la información, obligando a las empresas a ser más transparentes por lo

Para mi, la transformación digital es un proceso interno de la compañía que debe adaptarse y basarse en una rápida adaptación al cambio. En definir procesos. No es tanto muchas veces que se relaciona la transformación digital con redes sociales o marketing digital, esto es solo una pequeña pata. Al final es replantear tus modelos de negocio, tus procesos, tus organigramas, tu modelo de management para hacer que tu compañía a día de hoy sea lo más rentable posible y tener un desarrollo empresarial óptimo.

La transformación digital es aplicable a todo tipo de empresas: pequeñas, medianas y grandes. No es solo un tema de grandes empresas. Las compañías deben empezar a trabajar hoy por evolucionar y adaptarse a la nueva realidad: iniciar sus procesos de transformación digital, de digitalización, que dependiendo del tipo de compañía puede llevar incluso años, ya que es un proceso de desarrollo empresarial eminentemente interno, ya que afecta a las personas que en ella trabaja, a las formas de hacer las cosas en la compañía… a todo el contexto.

desarrollo empresarial transformación digital

El cliente debe estar en el centro de nuestro desarrollo empresarial

¿Qué fases pasan las empresas hasta creer en la transformación digital?

La transformación digital debería ser un tema candente en el panorama empresarial. Lo que sucede internamente en muchas compañías es que no saben como dar estos primeros pasos para iniciar esta transformación digital de manera efectiva para convertirlo en un desarrollo empresarial exitoso. Por ello, intentar retrasarla el máximo posible, pensando que es algo que pasará, pero la verdad es que eso no va a suceder.

Por ello, quiero mencionarte varias fases que la empresa vive hasta llegar al punto del comienzo del cambio:

  1. En esta primera fase la empresa esconde la cabeza creando su propia realidad. Esta postura, aunque parezca increíble, es adoptada por muchos altos directivos y empresarios, esperando que pase este tsunami digital, lo que les lleva a vivir en una situación de ceguera a los cambios y por lo tanto a perder la posibilidad de una correcta adaptación.
  2. La segunda fase de las empresas es ir contra el problema: en esta fase se genera una creencia de que es un problema y quieren enfrentarlo, intentando apartarlo a toda cosa, en lugar de convertir un aparente problema en una ventaja competitiva para la empresa.
  3. En esta fase tres, los empresarios y directivos aceptan que es algo real que está sucediendo y en este momento son conscientes de que esto es algo real y hay que adaptarte y lo hacen de manera poco profesional: invirtiendo pocos recursos y creyendo con con ello será suficiente. Sin embargo, pasado un tiempo se dan cuenta de que no es así, que es una parte importante del nuevo negocio y que requiere de profesionales cualificados y de una reordenación del modelo estratégico de negocio.
  4. En esta última fase, entra la urgencia de tener resultados rápidos, ya que es en el momento en el que ven que no obtienen buenos resultados cuando toman conciencia real de la magnitud del cambio que es y este momento es el de la verdad, donde entran las prisas y deciden hacerlo de manera profesional, con una inversión de recursos a la altura y una profesionalización del departamento.

Actualmente son muchas las empresas las que ya están en el punto tres hacia el punto cuatro, por lo que las empresas deben enfocar sus esfuerzos en liderar y gestionar el cambio digital a la nueva realidad empresarial si quieren seguir siendo competitivos.

¿Que factores te van a ayudar en el desarrollo empresarial de tu empresa?

¿En qué consiste esta transformación digital? Brian Solís, plantea la definición diciendo que para él es el realineamiento de tecnología, modelos de negocio y procesos con el fin de crear valor a los clientes y empleados en una economía digital cambiante.

Si tuvieramos que decir los objetivos de un proceso de transformación digital serían:

  1. Incremento de la productividad y eficacia en el funcionamiento interno de la compañía.
  2. Mejora de la prestación de servicios o productos a los clientes.
  3. Gestión corporativa inteligente del conocimiento, la información y los datos.
  4. Empoderar a los trabajadores a tomar riesgos controlados y ser recompensados por ello.
  5. Humanizar a la empresa.
  6. Reducir la fricción en las interacciones con clientes.
  7. Incrementar la velocidad de las transacciones de los clientes.
  8. Reducir costes operativos.
  9. Incrementar el grado de lealtad hacia la empresa tanto por parte del cliente interno como del cliente externo.
  10. Aumentar cuota de mercado.
  11. Acelerar la velocidad de adaptación a las nuevas tecnologías.

La experiencia al cliente debe estar en el centro del cambio, tanto interno como externo, cuidando los procesos de compra de los clientes, los puntos de contacto y todo ello integrado en un proceso macro que sea simple, con las mínimas fricciones, sea inspirador y sea intuitivo. Las empresas debemos crear los procesos y procedimientos entorno al cliente y sus satisfacción, buscando una nueva manera de hacer negocios, personalizando la interacción con este cliente y sobre todo como objetivo hacerle sentir especial.

En la economía de la experiencia, en la cuál vivimos, hay que crear experiencias, momento memorables para tus usuarios y no vender bienes o servicios, con el fin de crear fidelidad. Si por el contrario continuamos productos o servicios nuestro desarrollo empresarial va a tener únicamente dos caminos: cambiar o morir.

Piensa en convertir lo ordinario en extraordinario. En la economía digital, los compradores quieren experiencias, por lo que tu debes ser ese tipo de vendedor. El camino de compra de un cliente se crea de numerosos puntos de contacto y tu trabajo debe ser enfocarte en que cada uno de esos micropuntos sea lo más excelente posible.

La transformación digital no es un objeto de negocio, si no una parte del mismo para conseguir los objetivos marcados. En numerosas ocasiones escucho a empresas decir que ahora mismo no tienen tiempo para ello. Sin embargo, la transformación digital es una fuente multiplicadora de resultados. Pregúntate: ¿qué puede solucionar tu empresa este mes? ¿en qué puede mejorar tu empresa este trimestre? ¿en qué puede ser disruputora tu empresa en el sector este año? Lo que debes hacer enfocar tu negocio en resolver problemas inmediatamente donde tu nuevo flujo de trabajo jerárquico debe ser solucionar, mejorar y ser disruptor.

<<Tu no construyes un negocio, tu construyes a la gente y la gente construye los negocios>> Zig Ziglar

Otro punto fundamental es gestionar la prioridad de tareas ya que en numerosas ocasiones en las empresas todo es urgente, y cuando eso pasa, nada lo es. Aprende como diferenciar urgente de importante, intenta extrapolar las tres preguntas que hemos visto a diferentes departamentos y objetivos de tu negocio. Por ejemplo, ¿qué puede solucionar tu comunicación interna este mes? ¿en qué puede mejorar tu comunicación interna en este trimestre? ¿en qué puede ser disruptora tu comunicación interna en el sector a lo largo de este año?

Si mantienes esta idea de base en tu mente, podrás crear un plan de acción en diferentes áreas y departamentos para trabajar en ello paso a paso con un enfoque claramente definido y unas fechas concretas de implementación.

Como bien sabes, en digital solo hay dos valores, 0 o 1, por lo que, como bien sabes, las empresas hoy tienen dos opciones.

Se habla muchos de la importancia del contenido en este proceso, y así es. Tu no tienes que vender, solo crear contenidos que ayuden a tu cliente. Con ello generarás confianza para posteriormente el departamento de ventas les contactará y la posibilidad de conversión será mucho mayor. El tipo de contenido va a depender de muchos factores pero una buena idea es escuchar las preguntas que los clientes hacen en repetidas ocasiones y crear parte de ese contenido dando respuestas a esas preguntas. Piensa siempre en términos de generación de demanda y para ello debes enfocarte en invertir estos recursos en la creación de diferentes tipos de contenidos.

Otro aspecto importante es la optimización de los puntos de contacto internos, es decir, cualquier interacción de los trabajadores de la compañía con la misma y con sus clientes. El crecimiento medio de ventas es de un 37%, según el estudio de Harvard Business Review cuando el trabajador recomienda la empresa si lo comparamos con empresas cuyo engagement del personal no es alto.

¿Sabías que un empleado feliz es un 22% más productivo?

Ahora quiero que me cuentes tú. ¿Estás preparado para una nueva filosofía empresarial? ¿Estás preparado para una delegación de poderes en el usuario? ¿Para integrar al cliente en tu proceso estratégico de negocio? ¿Estás preparado para este «nuevo mundo»? De ti, y únicamente de ti depende estar preparado para que la empresa esté alineada al mercado y se adapte a la nueva realidad económica que ya vivimos.

 

Compartir >>